La naturopatía
La naturopatía

La naturopatía se basa en la teoría de que el estado normal del cuerpo es la salud y que la fuerza que nos proporciona la salud es la misma que nos da la vida. Esta contempla el reconocimiento de que el cuerpo posee una habilidad inherente para curarse así mismo y este estado de equilibrio está unido a las leyes naturales, y el no hacer caso a éstas puede llevarnos a la enfermedad.

La naturopatía se mueve en el área de salud y no de enfermedad, siendo la salud el estado natural de la vida siendo inherente en los seres vivos.

Si vivimos de acuerdo a las leyes de la naturaleza la fuerza vital fluirá por todo nuestro cuerpo y mente proporcionando energía y salud a nuestros órganos. Debemos pues conservarla y evitar bloquearla.

Seguiremos nuestro instinto natural.Cuando estemos cansados ¿Qué haremos? Pues claro, descansar. Si estamos faltos de apetito o enfermos, los naturópatas utilizamos estímulos físicos y biológicos para estimular y activar la energía vital que todo ser vivo posee. Esto es usar la fuerza de la naturaleza, el aire no contaminado, la respiración, el agua, el sol, el descanso, el ejercicio, la alimentación, las plantas...

Cuando el ser humano entra en un estado de desequilibrio ya sea en su forma de vida, de comer con hábitos no buenos en general es cuando se vence la acción de la fuerza vital y entramos en la llamada enfermedad.

La salud también depende de la capacidad que tengamos para adaptarnos al medio físico y al social. La fuerza vital permite la adaptación a las condiciones que la naturaleza nos ofrece, el clima, y los elementos, nuestra forma de vida es importante para adaptarnos al medio físico. Ya el llamado padre de la medicina, Hipócrates, en sus Tratados Hipocráticos nos habla sobre el efecto de las estaciones en la salud, diciendo:

"Los cambios de estación, especialmente, producen enfermedad, y dentro de las estaciones, las grandes variaciones de frío o de calor. En las estaciones del año, cuando en el mismo día se produce a ratos calor o frío, hay que esperar enfermedades otoñales.

Los vientos del sur producen oído duro, mirada borrosa, pesadez de cabeza, pereza, y son laxantes. Con el viento del Norte, habrá más toses, enfermedades de garganta, vientre estreñido y dolores de costado y pecho."

La creencia en el poder curativo de la naturaleza es el corazón de la Naturopatía, es la existencia de una fuerza vital. Hipócrates la llamó vix medicatrix naturae, y está presente en los seres vivos.

Un pilar importante para tener salud es la alimentación. Un primer punto es la moderación en el comer, hoy en dí vivimos en una sociedad de excesos y de consumismo. Lo mejor para estar sano, es reducir la dieta, sobretodo en la ancianidad. El hacer que el aparato digestivo descanse por lo menos una vez en semana es muy importante, pues gastamos un 50% de energía en la digestión, siendo provechoso que nuestros órganos encargados de la depuración funcionen bien.



La masticación es otro punto a tener en cuenta, si masticas varias veces el alimento lo estás cargando de energía. No engullir, saborear, disfrutar del alimento y en buena compañía, sin prisas es necesario para hacer bien la digestión. Esto explica la existencia en Oriente de personas longevas, que comiendo poca cantidad de alimento diario, se mantienen sanas y en salud en toda su vida.

Una regla de oro es no comer sino hay apetito, al no tener ganas de comer el cuerpo nos está diciendo que está congestionado, saturado y necesita limpiarse descansando de comer. El hombre es el único animal que come sin apetito, los animales comen tienen hambre y si pueden elegirán los alimentos que les convienen, se guían por instinto.

Los naturópatas tenemos claro este principio, pues el comer más de la cuenta va a debilitar el organismo y a desvitalizarlo.

Comer por ansiedad y no por instinto, desintegra al ser humano, pues quien decide comer es nuestra emoción y nuestra mente, pues la función de comer debe ser guiada por el instinto, así integraremos cuerpo, mente y emociones. Elegiremos el tipo de alimento que más nos conviene, siguiendo el siguiente criterio:

Alimentos con energía vital, vivos.

Alimentos completos e integrales, sin refinar.

Alimentos biológico y de temporada.

Legumbres, y frutas de la estación.

Frutos secos y opcionalmente, algunos alimentos animales o derivados como huevos, pescado, yogur o queso.

Proporción:

-Cereales, 40 al 60% del total de la alimentación.

-Verduras, hortalizas y germinados entre el 30 y 40%.

-Legumbres y derivados, 10-20%.

-Frutos crudos o secos entre el 5% y 10%.

-Productos animales y derivados entre el 5 y 20%.

-Beber agua es también nutrirnos, pues el cuerpo tiene el 70% de agua.



Mantener una buena higiene mental, adaptándonos a la vida sin resistirnos es importante para no tener toxinas psíquicas, estando en relación con las toxinas físicas.



También es importante el ejercicio y la respiración, pues con el ejercicio nos quitamos bloqueos a nivel corporal, siendo beneficioso para descansar la mente. Intentaremos no permanecer muchas horas sentado o de pie, sino tenemos más remedio, hay que compensarlo con actividades al aire libre, o yoga...

Deberíamos acercarnos más a la naturaleza estar en armonía con ella, no huirla, tocar más el barro y la tierra (son antisépticos). Dejemos a los niños que jueguen con la tierra, aunque se manchen, que sigan su instinto, que moldeen el barro.



"Todo en la naturaleza es perfecto"

"Cuidemos la naturaleza y también nuestro cuerpo y nuestra mente, esto hará que estemos sanos"

Comparte este artículo en Redes Sociales
Comentarios
Introducción de nuevos comentarios:
Usuario:
Comentario:


Aviso Legal @copyright Mi Herbolario Mandrágora 2013